Los 3 Tipos de CRM (con ejemplos)

CRM se ha convertido en el software empresarial con mayor crecimiento en el mercado. Por eso, dada su necesidad latente, en este post te vamos a mostrar los diferentes tipos de CRM en el mercado y sus ventajas para que puedas administrar tus leads y mejorar la experiencia con el cliente. ¡Empezamos!

Índice:

CRM operativo

La idea de un CRM operativo es simplificar los procesos que forman parte del departamento comercial de una organización. Una plataforma adecuada ayudará a generar leads para después convertirlos en clientes o contactos. Asimismo, concederá las herramientas necesarias para hacer que los clientes continúen siendo fieles a la empresa con el paso del tiempo.

Para hacerlo posible ha de contar con varias características fundamentales basadas en la automatización, enfocándolas en 3 áreas clave: Marketing, Ventas y Servicios. Los CRM operativos lo que hacen es facilitar el trabajo al personal, de forma que puedan emplear su tiempo en tareas más valiosas. De ese modo, los especialistas en marketing, por ejemplo, podrán obtener la ayuda que necesitan a la hora de organizar sus compañas de correo electrónico, comunicándose masivamente de forma rápida y efectiva.

Este tipo de CRM para empresas debe ser capaz también de agilizar todos los trámites relacionados con el proceso de ventas. Así, el personal encargado podrá interactuar con los leads de una forma más profesional, aumentando significativamente su base de clientes.

Su automatización suele incluir la programación personalizada de correos electrónicos, herramientas para coordinar reuniones con representantes de ventas y software competente para gestionar las llamadas de ventas. Los CRM operativos, además, posibilitan la creación de registros de ventas y ofrecen una mayor visibilidad de los mismos para que todo resulte más simple y sencillo.

La automatización de sus servicios crea magníficas experiencias con los clientes como la posibilidad de coordinar chats en vivo, mantiene los leads o clientes potenciales, y ayuda a promocionar la marca de la empresa.

Las pymes pueden beneficiarse mucho de un CRM operativo e incluso las empresas más grandes podrán hacer un buen uso de él a la hora de automatizar su trabajo sin que las tareas administrativas se conviertan en tediosas y monótonas.

Salesforce es un ejemplo de CRM operativo. Si quieres conocer qué tipos de licencias dispone haz clic en el enlace anterior.

CRM analítico

Este tipo de CRM consiste en recopilar y analizar la información para que las empresas puedan atender mejor a sus clientes. Normalmente recogen datos importantes relacionados con cada cliente como sus datos de contacto o sus preferencias.

Esta plataforma permite a las empresas aprovechar al máximo los datos recogidos para utilizarlos en campañas de marketing efectivas y para proporcionar un sistema de atención al cliente de calidad.

El almacenamiento de datos es un sistema eficaz que los analistas emplean para recopilar los datos del cliente para su posterior análisis. Este sistema alberga la información actual e histórica de cada cliente y facilita la extracción de datos, siendo más fácil de manejar que las bases de datos convencionales.

Además, los CRM analíticos utilizan la minería de datos para obtener información relevante en beneficio del cliente. Así, la empresa podrá hacerse una idea del ciclo de vida de cada usuario y saber atraer, identificar o retener a los clientes potenciales.

Estos tipos de CRM también deben contar con herramientas efectivas que analicen los datos almacenados. Lo que harán será evaluarlos de un modo multidimensional desde diferentes perspectivas. Así, la empresa podrá saber cómo los clientes interactúan con su web y cuáles son sus ubicaciones y tener una idea aproximada de cómo y cuándo obtener leads.

Los CRM analíticos son bastante técnicos, pero son perfectos para aquellas empresas que necesitan conocer los movimientos de los clientes.

Ejemplos de CRM analítico son HubSpot o Pipedrive.

CRM colaborativo

Un CRM colaborativo permite que la información procedente de los departamentos de marketing, ventas y servicios pueda ser compartida entre unos y otros. La finalidad de este sistema es que cada departamento pueda obtener una mayor comprensión de los deseos, necesidades e intereses de los clientes.

  • La gestión de la interacción es un componente fundamental en esta plataforma. Lo que hace es rastrear las interacciones entre empresa y clientes generadas a través de las redes sociales, las llamadas o del correo electrónico, entre otros canales de comunicación.
  • La gestión de canales, por su parte, es un proceso que utiliza la información recopilada y analizada para hallar los sistemas de comunicación que mejor se adecúen a los intereses de los clientes.

Las empresas que suelen emplear un CRM colaborativo son aquellas que necesitan que la comunicación entre departamentos fluya para garantizar el éxito. Si una empresa grande no desea compartir información del cliente con toda la organización, este sistema no es para ella.

Zoho es un ejemplo de CRM colaborativo.

Conclusión: ¿Mejores marcas de CRM?

CRM es el software empresarial con mayor crecimiento. Puesto que no existe ningún CRM estándar y cada tipo cuenta con sus propias ventajas, es importante analizar cuál es el idóneo para tu negocio.

Por ejemplo Salesforce, del cual NTS es partner para España, como CRM operativo que es busca simplificar los procesos que suelen llevarse a cabo en los departamentos comerciales.

HubSpot o Pipedrive son CRM analíticos que recopilan y analizan información tratando de que tu empresa ofrezca una mejor respuesta a tus clientes.

Por su parte Zoho, es un CRM colaborativo que ayuda a que los diferentes departamentos de tu empresa compartan información.

Si estás pensando en automatizar las operaciones de tu empresa, tómate tu tiempo y revisa los recursos de cada uno de estos sistemas antes de implantarlos.