¿Cómo hacer un Onboarding de una app?

Si la usabilidad y la experiencia de usuario (UX) en apps (además de las posteriores estrategias de testeo) son cuestiones fundamentales a la hora de trabajar en el desarrollo de una aplicación corporativa, el diseño de los primeros pasos que habrán de dar los usuarios al instalar nuestra herramienta en sus smartphones también es un pilar clave para lograr que se registren y convencerles de la utilidad de la app.

Índice:

¿Qué es el onboarding de una app?

Según el consultor Andrew Chen las aplicaciones pierden al 77% de sus usuarios en los 3 primeros días. Por si fuera poco, el 21% de los usuarios solo recurrirán a la app una vez. Crear una primera experiencia positiva, que permita comprobar que la plataforma es sencilla y útil, es esencial. Cuanto antes comprenda el usuario qué puede hacer con la app y cómo hacerlo mejor.

Por esto el onboarding de las apps es tan importante, ya que no es otra cosa que la primera impresión que se llevará un usuario que ha decidido descargar e instalar nuestra aplicación. Es la tarjeta de visita de la app.

Son esas pantallas en las que habitualmente se muestra el funcionamiento de la herramienta y se recogen datos para que el usuario se registre en ella. Su diseño es realmente relevante a la hora de lograr atraer y retener a nuestros potenciales usuarios.

No obstante, el onboarding de una app comienza antes de iniciar esa suerte de tutorial que aparece en pantalla al abrir por primera vez la herramienta. Se inicia en la tienda de aplicaciones. Gracias a la descripción, la enumeración de características y los pantallazos de la app que se muestran habitualmente en iOS y en Play Store, los usuarios tienen un primer contacto con la aplicación, acceden a información sobre ella y conocen de primera mano para qué sirve.

Relacionado: ¿Cómo subir una app a Google Play Store?

Elegir bien las palabras utilizadas y las imágenes mostradas tendrá un papel fundamental a la hora de fomentar la descarga por parte de los usuarios.

app uber

¿Onboarding soñado para una app?

Todo el onboarding dentro de la app debe ser intuitivo y atractivo visualmente. Sin caer en estridencias o diseños que distraigan a los potenciales usuarios de lo verdaderamente importante, que son las funciones de la propia app.

Para diseñar todo ese proceso de aterrizaje en el ecosistema de una aplicación es aconsejable guiarse por algunas recomendaciones:

Fijar objetivo

Es imprescindible seleccionar cuál será el objetivo del proceso de onboarding de nuestra app. Puede ser meramente didáctico y recurrir a estos primeros instantes dentro de la aplicación para enseñar cómo funciona o, simplemente, utilizarse para la recogida de datos personales en el típico proceso en el que los usuarios determinan cuáles serán sus credenciales.

Asignar categoría

El proceso de onboarding se clasifica en 3 categorías distintas:

  • De beneficios: En el que se mostrará a los recién llegados usuarios cuáles son los beneficios de utilizar la app o, en otras palabras, qué se puede hacer con sus herramientas.
  • De funciones: Enseñando al usuario cómo utilizar la app.
  • Progresiva: Haciendo un recorrido paso a paso para que el usuario conozca a fondo la app antes de llegar a utilizarla.

Limitar número de pantallas

Se recomienda establecer cuál será el máximo de pantallas a través de las que se hará el onboarding de los usuarios. Más de 5 convierte el proceso en algo complejo y largo que el usuario podría abandonar a medias.

Ante la posibilidad de que el usuario considere que el proceso demasiado largo, es aconsejable darles la posibilidad de saltarlo. Un botón con el mensaje “Saltar” o una clásica “X” serán suficientes para que el usuario pueda cerrar el tutorial y acceder al contenido de nuestra app.

Diseñar proceso interactivo

Es recomendable que el proceso de onboarding de nuestra app sea interactivo. Así, mientras se pasa por las distintas pantallas en las que se enseña qué hace la app o cómo funciona, el usuario tendrá que ir llevando a cabo determinadas acciones sencillas. De esta forma evitamos que el onboarding sea simplemente la sucesión de pantallas que el usuario no llega a leer y que pasa a toda prisa para llegar a acceder a la aplicación.

La introducción de algún dato, la gamificación o comprobar que se ha aprendido cómo funciona la herramienta son algunas de las posibilidades que harán el proceso interactivo. Así logramos aumentar la retención con una acción rápida.

La importancia de los primeros minutos

Aunque ya no forme parte del onboarding propiamente dicho, los primeros minutos del usuario dentro de la app también pueden ser aprovechados para continuar con la labor didáctica e incitar a las primeras acciones.

El ejemplo perfecto se muestra en las redes sociales. Tanto en Twitter como en Instagram un mensaje advierte a los usuarios que aún no han compartido ningún contenido. Se trata de una suerte de call to action que además permite refrescar conocimientos sobre las funciones de la plataforma.

onboarding app

¿Cómo aumentar los registros en tu app?

Cualquier aspecto del diseño de las pantallas que conforman el proceso de onboarding de una app son relevantes. No en vano la simplicidad y utilidad de esos primeros pasos en la plataforma pueden determinar si un usuario completa o no su registro y, especialmente, si terminará utilizando nuestra herramienta más allá de la primera vez.

Si todos los puntos del diseño de una app son importantes, preparar el aterrizaje de los usuarios en nuestro ecosistema no lo es menos.