¿Cómo encontrar la mejor estrategia para publicar, mantener y dar a conocer una app?

Seguramente muchos no recordamos la fecha exacta, pero sí que ese día todo cambió. Para aquellos que en ese momento nos dedicábamos al desarrollo de aplicaciones móviles supuso un punto de inflexión; al instante, todo lo que hasta entonces conocíamos quedó obsoleto y comenzó una vorágine tecnológica (no solo de hardware, también de ecosistemas de desarrollo y experiencias de usuario) que sigue hasta nuestros días.

Índice:

App Stores: la Revolución Silenciosa

Efectivamente, estoy hablando del iPhone y su primera aparición pública allá por el 9 de enero de 2007 en el Macworld San Francisco.

Pero no seré yo otro abuelo cebolleta hablando de cómo el iPhone puso patas arriba el universo conocido de la telefonía móvil: destronando a una entonces todopoderosa RIM aka BlackBerry (pioneros en muchísimos aspectos, incluyendo la mensajería PUSH), arrebatando el hueco geek y de aplicaciones profesionales que había encontrado Microsoft con su Windows Mobile (que no Windows Phone) y arrasando a una Nokia que no supo “tactilizar” a tiempo su SO y acabó echándose a los brazos del “enemigo” (mala decisión).

Pull vs Push

Se denomina comunicación Pull cuando es el cliente, en este caso el terminal móvil, quien consulta al servidor de manera periódica si hay información nueva a consumir y Push cuando es el servidor quien le avisa al terminal móvil de que existe nueva información para él. Dentro de las muchas ventajas que ésto supone hay una capital, y más en esa época, y es el ahorro de batería que ello conlleva. En RIM fueron pioneros en su implementación y supuso toda una revolución, tenéis todo el detalle en el link de abajo.

Fuente: The History of Push Notifications

Hoy os quiero hablar de algo que seguro que muchos de vosotros no recordáis. Y es que en aquel “lejano” enero de 2007 en el que se presentó el primer iPhone no hubo ni una sola mención a la ahora fábrica de hacer dinero, App Store, pero no porque no estuviera lista para ser mostrada al público, sino porque su creación no estaba ni lo más remotamente dentro de los planes de Steve Jobs y compañía.

En aquella época, Apple, y así lo expresó Steve Jobs durante la presentación, defendía que las webs eran las nuevas aplicaciones, perdón, las nuevas apps, por lo que el nuevo dispositivo contaría con una serie de aplicaciones nativas, perdón apps :D, y el resto de funcionalidades que los desarrolladores externos quisieran ofrecer deberían ser realizadas a través de web apps.

Supongo que no siempre se puede ser un visionario. Las malas lenguas dirán que fue fruto de la pasión de los de Cupertino por los sistemas cerrados; otros muchos que lo hicieron para no comprometer la estabilidad y fluidez del sistema. Sea como fuere, en los meses venideros ocurrió algo que hizo cambiar de manera forzada su posición, convirtiendo una debilidad en una fortaleza. Y en eso sí que era un genio.

Por mucho que el CEO de Apple defendiera el uso de las web apps, los desarrolladores sabían que partían con muchísima desventaja respecto a las aplicaciones nativas que venían instaladas en el iPhone, esto, aunque mitigado en parte, sigue vigente a día de hoy. Comenzaron a trastear con el dispositivo y en relativo poco tiempo consiguieron desarrollar apps nativas, eso sí, que nadie más podía instalar de manera sencilla. Eso tampoco tardó en cambiar, unos pocos meses después del lanzamiento del iPhone se liberó el primer jailbreak estable con un instalador que permitía hacer uso de apps de terceros. La puerta estaba abierta y le tocaba decidir a Apple si serían ellos quienes controlarían el pomo.

Y así fue. Pese a una primera resistencia inicial, finalmente Apple cambió de opinión y anunció que comenzaría a trabajar en un SDK de desarrollo oficial. Ese SDK y la App Store fueron finalmente presentados el 10 de julio de 2008. Hay que reconocer que fue toda una proeza prepararlo en tan poco tiempo y el resto, como se dice, es historia.

The Winner Takes It All

Como tristemente cantaba Abba en su famoso éxito: nada queda para los perdedores. Aunque ahora parezca que solo existen la App Store y Google Play, en aquella turbulenta época muchas fueron las empresas que lanzaron su propia tienda de aplicaciones. Podéis encontrar gran información al respecto en el enlace de más abajo.

Fuente: The History of Mobile App Stores
PD: Yo al menos prefiero esta versión algo más rockera.

Volviendo al día de hoy, el panorama es muy diferente y tanto la App Store como la Google Play Console no son ya meros repositorios de aplicaciones, sino que se han convertido en plataformas completas que permiten controlar totalmente el ciclo de vida de las apps. Ya no basta con lanzar una aplicación: hay que cuidarla, promocionarla y adaptarla constantemente, tanto a los gustos de los usuarios como a las exigencias de las stores.

La estrategia de lanzamiento de una app. Lo duro comienza ahora.

Al reto que ya de por sí supone el desarrollo de una buena app móvil, hoy en día se le suma uno si cabe mayor, el soporte post lanzamiento, ya que este debe ser además sostenido en el tiempo.

Existen multitud de factores a tener en cuenta cuando nuestro aplicativo por fin ve la luz en el mundo real. Os comento algunos de ellos.

Benditos usuarios

Por mucho que preparemos nuestros aplicativos para el mundo real haciendo uso de todos los mecanismos disponibles a nuestro alcance (pruebas unitarias, pruebas instrumentales, pruebas en terminales físicos, pruebas en granjas de dispositivos, etc.), nunca podremos abarcar la heterogeneidad de dispositivos existentes en el mercado, sobre todo en el ecosistema Android.

Debemos ser conscientes de que una vez los usuarios comiencen a toquetear nuestro aplicativo surgirán problemas que nunca hubiéramos imaginado.

Imagen de marca

Una mala app o un mal lanzamiento pueden ser desastrosos. Las apps se han convertido en punta de lanza de muchas empresas y los usuarios, cada vez más, asocian la calidad de una empresa a la calidad de su app y de su ficha en las tiendas de aplicaciones.

A día de hoy:

  • Además del sitio web, las apps son el escaparate o imagen de la marca.
  • Hay una asociación directa entre la calidad de una empresa y su ecosistema de apps y webs.
  • El futuro está en las apps. Los usuarios ya operan completamente a través de las mismas, el consumo web lleva una tendencia decreciente sostenida.

Las fichas de las tiendas de aplicaciones son esenciales, hay que cuidarla:

  • Realiza actualizaciones periódicas, que se note que le ponemos mimo a nuestras apps.
  • Cuida el material audiovisual que se muestra, nuestra app debe ser atractiva para descargar.
  • Responde a los usuarios:
    • Agradece los comentarios positivos (aunque sean copy&paste).
    • Ofrece ayuda personalizada y vías de contacto en comentarios negativos.
    • Aclara dudas que además puedan servir al resto de usuarios (como FAQ).

Es esencial además contar con una buena puntuación, por lo que hay que fomentar las valoraciones positivas. Existen multitud de mecanismos, estos son algunos de ellos:

  • Elección del momento preciso: Detectar los momentos de “éxito” en el uso e indicar al usuario que una valoración positiva siempre es bienvenida.
  • Vía de contacto InApp: Proporcionar un sistema directo de contacto de incidencias para que sea utilizado y así evitar una mala valoración en la store.
  • Campañas de valoración: Pedir feedback y opiniones a los usuarios por medios como las redes sociales y solicitar valoraciones en caso de que sean favorables.
  • Selección de usuarios: Complejo pero útil sobre todo en los inicios. Identificar a los usuarios más dispuestos a escribir una valoración positiva y mostrar la opción únicamente a ese segmento.
  • Y sobre todo, no ser pesados: no hacerlo al inicio, no interrumpir, no insistir demasiado (Apple lo permite un máximo tres veces por año).

Exigencias de las propias stores

Con el objetivo de crear ecosistemas más seguros y estables y, para qué engañarnos, poder dejar de dar soporte a versiones obsoletas de sus SOs, tanto Apple como Google establecen un calendario con los requisitos que deben cumplir las nuevas apps o actualizaciones que se suben a sus plataformas.

Os muestro el roadmap establecido por Google para la mitad del 2021 y comienzos del próximo año en el que se puede ver que es una carrera de fondo.

  • Agosto del 2021
    • Las aplicaciones nuevas deberán orientarse como mínimo a la versión 11 de Android (target 30).
    • Se deben publicar apps y juegos nuevos con el formato Android App Bundle.
    • Las nuevas aplicaciones que usan la Facturación Play deben utilizar la versión 3 o posterior de la Biblioteca de Facturación.
  • Septiembre del 2021: Las aplicaciones existentes deben cumplir con la actualización de la política de pagos.
  • Noviembre del 2021:
    • Las actualizaciones de apps que utilizan la Facturación Play deben usar la versión 3 o posterior de la Biblioteca de Facturación.
    • Las aplicaciones existentes deberán orientarse al nivel de API 30 para recibir nuevas actualizaciones.
  • Abril del 2022: Todas las aplicaciones deben cumplir con la Política de Datos del Usuario relacionada con la nueva sección de seguridad en Google Play.

ASO

El SEO de las apps móviles. De nada vale tener un buen producto si es invisible para el usuario.

El posicionamiento ASO (App Store Optimization) se encarga de colocar las aplicaciones en los primeros lugares de las tiendas online. Para ello no solamente se tiene en cuenta que la descripción o el título de la app sea exactamente lo que buscamos, sino que también se tiene en cuenta como factor de clasificación en los algoritmos de búsquedas la calidad de la app.

Por ejemplo, en el ecosistema Google tenemos Android Vitals, una iniciativa llevada a cabo para mejorar la estabilidad y el rendimiento de los dispositivos Android, lo que va ligado a una mejora de las apps en cuanto a su posicionamiento en el mercado. Dicha herramienta trata de agrupar diferentes métricas del terminal, tales como estabilidad (tasa de bloqueos), el tiempo que tarda en iniciar la aplicación o cada una de sus pantallas, uso de batería o tiempos de procesamiento (renderizado lento y pantallas congeladas) y los muestra en el denominado como panel Android Vitals.

¿Estrategia de distribución? Las stores (y NTS) al rescate

Por suerte, tal y como os comentaba un poco más arriba, las stores se han convertido en plataformas muy completas que nos ayudan a gestionar todo el ciclo de vida de nuestros aplicativos, poniendo a nuestro alcance multitud de herramientas y funcionalidades que nos permiten, entre otras cosas:

  • Gestionar las pruebas internas pre-lanzamiento
  • Distribuir las aplicaciones y sus actualizaciones
  • Obtener reporte de errores
  • Ver estadísticas de uso
  • Gestionar el posicionamiento ASO
  • Analizar valoraciones y reseñas
  • Controlar la monetización y compras In-App

Desde NTS somos expertos, no sólo en crear apps móviles, sino también en acompañarlas y mimarlas durante todo su ciclo de vida. Lo llevamos haciendo incluso desde antes de aquel día que lo cambió todo, pero eso es otra historia si cabe más antigua.

Para que conozcáis todo lo que ofrecen ambas plataformas hemos puesto a vuestra disposición un tutorial sobre cómo usar Google Play Console y otro sobre App Store Connect. Stay tuned.

Mikel Moraza

Project Manager NTS Seidor